Connect with us

Hi, what are you looking for?

Noticias de España

Economía

Turquía convierte la frontera con Europa en territorio comanche

La ONU ha advertido de la presencia de al menos 13.000 migrantes en la frontera entre Grecia y Turquía tras las amenazas de Erdogan.

La soledad turca en su esfuerzo por contener la catástrofe humanitaria de Siria ha transmutado en un órdago explosivo a Grecia. Desde este viernes, el gas lacrimógeno de los antidisturbios helenos inunda el paso fronterizo de Pazarkule, donde cientos de personas, a las que la displicente policía turca facilita el paso a tierra de nadie -pero no deja regresar-, elevan paulatinamente el tono para penetrar en Europa. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, busca allí la imagen que fuerce a Bruselas a cambiar su política en Siria.

«Siria no ha supuesto jamás una aventura o un esfuerzo para expandir las fronteras turcas», ha asegurado Recep Tayyip Erdogan este sábado, durante un encuentro del partido islamonacionalista AKP. Su país acoge a más de 3,5 millones de inmigrantes huidos de la guerra, en una decisión que le ha costado votos y que, por ello, ha tratado de reconducir. Sus principales obstáculos son el acuerdo con la UE por los refugiados de 2015, que ha funcionado a medio gas, y la posibilidad de que la presente ofensiva asadista sobre Idlib acabe provocando que millones de desplazados desborden la sellada frontera turcosiria.

La Organización Internacional para las Migraciones, agencia de la ONU, advertía la noche del sábado de la presencia de al menos 13.000 migrantes en la frontera entre Grecia y Turquía tras las amenazas proferidas por el presidente turco. Entre ellos hay «familias con niños», según informa AFP.

La solución turca en este momento, tras la muerte de 36 de sus soldados en ataques oficialistas en Idlib en la jornada negra del jueves, ha sido propiciar, con todos los medios, ilustrar la eterna amenaza turca de abrir sus fronteras no sólo a los sirios, sino a afganos, paquistaníes, bangladeshíes y todo aquel que alguna vez haya soñado con Europa. Socios del Gobierno turco y hasta juntas de distrito del AKP siguen contribuyendo, con transporte gratuito, a que un gran número de estas personas vaya a la frontera.

«¿Que decimos hace meses? Que si esto sigue así, estaremos obligados a abrir nuestras puertas. Pero no nos creyeron», arguyó Erdogan, durante un discurso televisado el sábado. «Hasta esta mañana han cruzado unos 18.000, pero hoy mismo pueden ser 25.000 o 30.000», añadió. Cifras que Grecia contradijo: «Hemos protegido nuestras fronteras y las de Europa. Hemos impedido 4.000 intentos de entrada ilegales», dijo el primer ministro Kyriakos Mitsoakis.

Mientras hablaban, la frontera seguía siendo un polvorín. Los proyectiles griegos de gas lacrimógeno volaban por sobre las cabezas hasta alcanzar territorio turco; los adoquines volaban de vuelta. Cientos de personas tratan de consensuar una respuesta mientras, en grupos de mensajería establecidos para coordinar el paso de la frontera, sus promotores siguen fletando vehículos desde las ciudades turcas para llegar a Europa. Unos pocos chóferes astutos hacen su agosto, ofreciendo billetes a quién sabe dónde.

Un caos demencial, pero nada que ver con la lluvia de fuego que Turquía lanzó sobre Siria este viernes por la noche. Según medios turcos, y el mismo Erdogan, drones y misiles han acabado en poco tiempo con 300 vehículos militares sirios incluidos 94 tanques, y han matado a 2.100 soldados sirios. Entre las víctimas hay combatientes del brazo armado del partido libanés chií Hezbolá, apoyo de Damasco. Aparte, siete instalaciones de desarrollo de armas químicas, subrayan los turcos, han sido reducidos.

«Le pedí a Putin que Rusia dejase a las fuerzas turcas a solas en su lucha contra el régimen, no acabamos de entender las intenciones rusas ahí», ha explicado el máximo dirigente turco a los miembros de su partido, recordando la llamada que hizo el viernes a su homólogo. Moscú, por ahora, se mantiene críptica. Aunque pocos observadores dudan de su papel en las numerosas bajas sufridas por los turcos en Idlib, Ankara evita señalarles con el dedo. Sin apoyo firme occidental, su otra salida es pactar con Moscú.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Internacional

La crisis en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, ya de por sí una catástrofe humanitaria, también se está convirtiendo rápidamente...

Espectáculos

Esto de llegar a la Casa Blanco es una idea que se le pasó anteriormente a Kanye West y a Will Smith por la cabeza, por...

Cultura

Este 29 de febrero de 2020 nos recuerda que, cada cuatro años (con algunas excepciones), añadimos un día al final de febrero a nuestro...

Deportes

El pasado jueves el coronavirus afectaba de lleno al Tour de los Emiratos Árabes: dos masajistas dieron positivo y se decidió suspender la carrera....

Todos los derechos reservados Noticias de España 2020.